Aspectos a tener en cuenta a la hora de cambiar la bañera por el plato de ducha

El cambio de la bañera por un plato de ducha es una decisión que supondrá una serie de beneficios.

Este cambio se notará desde el primer día con puntos positivos como el ahorro de agua que supone, aunque también perderemos alguna de las ventajas y comodidades de la bañera.

En este artículo conoceremos algunas de esas ventajas e inconvenientes relativos a este cambio y también qué aspectos hay que tener en cuenta en el momento de llevarlo a cabo.

Ventajas e inconvenientes de las duchas y las bañeras

Por qué elegir una ducha

Las duchas ocupan mucho menos espacio y se adaptan mejor a baños pequeños, por lo que realizando este cambio ganaremos en sensación de amplitud, especialmente si la estancia no es muy grande y se colocan mamparas de cristal.

Además, es una gran aliada de los ritmos de vida intensos, ya que el tiempo que una persona utiliza en ducharse tiende a ser bastante menor que cuando nos bañamos. También resulta mucho más fácil de limpiar, por lo que dedicaremos menos tiempo a esta tarea.

Decantarse por la instalación de una ducha puede ser una gran ventaja para las personas mayores. Un acceso más cómodo y la posibilidad de colocar sujeciones y agarraderas la convierten en un espacio más seguro. También para el acceso con sillas de ruedas para personas con minusvalías físicas. Actualmente existen platos de ducha en el mercado con sifones reducidos que permiten enrasarlo al suelo para que sea muy fácil el acceso con sillas de ruedas. En este caso deberás tener cuidado con la mampara para que permita un acceso cómodo.

Por qué elegir una bañera

Sin embargo, la bañera es un elemento bastante más utilizado para el aseo de los niños, ya que resulta más cómodo para los padres llevar esta tarea a cabo en un espacio amplio y más confortable para los más pequeños.

De la misma forma, para aquellos que les gusta sumergirse de un baño relajante, la ducha puede resultar un elemento menos atractivo, aunque existen kits de ducha y grifería que pueden convertir la experiencia de ducharse en un momento para disfrutar. También actualmente hay rociadores a pared o al techo con diferentes chorros de agua que ofrecen una experiencia muy placentera. Podemos añadirle cromoterapia mediante luz con diferentes tonalidades e intensidades.

¿Qué se debe comprobar antes de cambiar la bañera por un plato de ducha?

Sanear todo el espacio que hay alrededor de la bañera después de retirarla es una intervención fundamental para no dejar huecos y evitar futuras fugas de agua. Unas paredes bien saneadas permitirán que los azulejos se amolden convenientemente y así conseguir este objetivo.

También es muy importante comprobar el estado de las tuberías antes de comenzar la instalación de un plato de ducha. El desmontaje de la bañera es el momento perfecto para conocer cómo está el desagüe y también para cambiarlo, si es necesario.

El aislamiento de la zona que ha dejado vacía la bañera también será un paso dedicado a la prevención de escapes de agua. Además, es muy importante que el plato se asiente bien sobre elementos sólidos, como una buena capa de mortero, y utilizar materiales adecuados para su fijación, como pegamento epoxi, para así evitar que el plato se mueva.

Aunque se trata de una obra no muy aparatosa, es totalmente recomendable que la lleve a cabo un profesional que conozca bien el proceso y la colocación de cada elemento. Puesto que la ducha es un lugar en el que el agua discurre en abundancia, una obra mal realizada puede convertirse en una gran molestia por las fugas, originando una futura intervención de mayor envergadura y precio.

¿Qué opciones tengo a la hora de cambiar mi bañera por una ducha?

Opción A: Reforma completamente

Si el baño ya es muy viejo y el alicatado no está en buen estado y quieres llevar a cabo un saneamiento completo de tuberías, o quieres aprovechar para colocar un radiador toallero, modificar la puerta de entrada, cambiar el mueble de baño, etc… No lo dudes, es el momento de reformar tu baño completamente. Es la opción más cara pero de este modo tienes ya la estancia completamente reformada y sabes que durante un período largo no vas a tener que invertir dinero en el baño. Además conseguirás que todo tu baño vaya a juego tanto en gama de colores, como en diseño. No resulta muy estético ver una zona del baño reformada junto con otra zona sin reformar. Solo tendrás que instalar una mampara de cristal y un mueble de baño nuevo para completarlo. También recomendamos cambiar los sanitarios, en muchos casos una opción interesante es quitar el bidé y cambiar el inodoro.

Opción B: Reforma la bañera/ducha

Si el baño está en buen estado puedes optar por una solución más económica que consistiría en quitar la bañera, colocar un plato de ducha, alicatar todas las paredes que están en la zona de la ducha hasta el techo, reformar las tomas de fontanería para subir la grifería e instalar la que corresponda a la ducha con su correspondiente ducha de mano y rociador. Eso se complementaría con una mampara de ducha nueva y los accesorios de baño (barras, jaboneras, etc…). Para el alicatado de paredes hay actualmente soluciones a base de material porcelánico muy fino y de grandes dimensiones que permiten forrar las paredes casi sin juntas. Un ejemplo serían marcas como Coverlam o Xlight de Urbatek.

Opción C: Reforma parcialmente

Si la vivienda es para alquilar, tienes un presupuesto muy corto o deseas mantener el alicatado actual, puedes quitar la bañera y colocar un plato de ducha manteniendo las baldosas actuales de las paredes. Únicamente deberas colocar baldosas nuevas hasta la altura que ocupaba la bañera. Es conveniente elegir unas baldosas que rompan la estética del baño aunque con colores que armonicen con el resto. También según el plato de ducha que instales puedes tapar esa zona de la pared con planchas del mismo material que el plato. Es una excelente opción aunque puede resultar más caro. Para economizar aún más puedes mantener la toma de la grifería en su lugar original aunque lo normal es que queden demasiado bajas y resulte algo incómodo para usar.

Materiales para tu plato de ducha

El tipo de plato de ducha a colocar puede ser de diferentes materiales:

  • Actualmente los más utilizados son los de resina. Si son macizos mucho mejor ya que tras un corte o si sufren algún golpe, etc… No se va a ver alterado el color. Hay platos que solo llevan una capa exterior de color y pigmentos y en cambio el resto es de otro color. Existen muchas marcas y productos que se asimilan a la resina, también se llaman de carga mineral (resina con mármol), otros fabricantes tienen su propio producto como por ejemplo Fiora que fabrica sus platos de ducha con el material Silexpol de excelentes cualidades. La ventaja es que estos platos suelen ser antideslizantes y tienen diferentes acabados, texturas y colores por lo que ofrece mucho juego para el diseño de tu baño. Otra ventaja de estos platos es que se pueden cortar a la medida o incluso salvar pequeñas columnas o adaptarlos a la medida de las paredes del baño.
  • En el mercado existen los platos de ducha cerámicos, algunas marcas han conseguido platos de excelentes cualidades (antideslizantes, con tratamiento antibacteriano, etc.) aunque suelen ser muy limitados en cuanto a colores, en muchos casos se limitan al color blanco. Suelen ser platos que se instalan bien y que tienen una vida útil muy larga.
  • Están los platos acrílicos de toda la vida. Este tipo de platos de duchas son más ligeros y suelen ser más económicos pero pueden dar más problemas con el uso. En muchos casos son de medidas standard y no se pueden adaptar al hueco existente por lo que será necesario realizar por parte del albañil una pequeña meseta para la zona del suelo que no ocupe el plato de ducha. Una marca muy conocida sería Roca.

Antes de realizar la reforma, es aconsejable sentarse junto con los profesionales encargados de la obras y planificar todo lo que queramos hacer.

  • Últimamente han llegado al mercado los platos de ducha porcelánicos con grosores muy pequeños y con una extremada dureza. Es otra opción interesante aunque tienen un inconveniente que suele ser el precio. Algunos fabricantes de suelos o de encimeras de cocina ya tienen un catálogo de platos de ducha (Neolith). Sigues teniendo también los compuestos de pizarra o mármol, o materiales como el cuarzo (Silestone-Cosentino) que también puedes utilizar para el baño. Otro tipo de plato de ducha es el Solid Surface (Corian, Krion, etc..), muy decorativo con excelentes cualidades y un tacto muy agradable aunque su precio es un poco más elevado que el de los otros modelos.
  • Por último tienes la opción de hacer un plato de obra. ¿Qué significa eso? Pues que el plato de ducha va a ser del mismo material del resto del suelo del baño. Este tipo de reformas precisan de un excelente profesional ya que requerirá un trabajo muy exigente, con una perfecta impermeabilización y protección de paredes y una excelente colocación, consiguiendo la caída para que el desagüe pueda recoger toda el agua.

¿Como comparar presupuestos de diferentes tiendas?

Suponemos que antes de tomar la decisión de reformar tu baño visitarás varias tiendas para solicitar presupuestos. En muchos casos te van a dar una información muy limitada sobre el presupuesto que te están dando. Tienes que preguntar todo lo que no tengas claro, que te apunten las calidades, modelos, y todo lo que necesites para poder comparar diferentes presupuestos. Es muy importante que leas la letra pequeña porque a veces te indican que hay una serie de trabajos que no están incluidos en el presupuesto que te están entregando. En muchas ocasiones lo que parece más barato resulta siendo mucho más caro.

Es importante que encargues todo el trabajo a una misma empresa. Si contratas por separado los trabajos es muy posible que te toque estar al tanto de todos y la obra se te alargue mucho.

Si te gestionan las licencias municipales también mucho mejor porque así te evitarás gestiones y tiempo.

A veces te será muy útil la opinión o recomendación que te facilite un vecino, familiar o compañero de trabajo. Desconfía de ofertas que recibas en el buzón con solo un teléfono móvil. Contrata con empresas que tengan experiencia y buen nombre. Es muy importante que puedan hacerte un diseño por ordenador porque vas a poder visionar tu baño tal y como va a quedarte después de la reforma. Y si te ofrecen una financiación sin tener que acudir a tu banco mucho mejor, así podrás pagar tu reforma en cómodos plazos y te resultará mucho más fácil.

PETICIÓN DE CITA PREVIA

Start typing and press Enter to search