Préstamos de reforma: una manera de financiar una reforma

¿Estás pensando en hacer una reforma en tu hogar pero necesitas financiación? Si es así existe una solución muy común que son los préstamos de reforma como una forma de financiar las obras en la casa.

El préstamo para la reforma es uno de los más usuales en nuestro país por lo que son muchas las compañías bancarias que han introducido una solución financiera específica para este tipo de casos. Y es que, según estudios sobre el consumo en España, para el 46% de los españoles reformar la vivienda es el motivo principal por el que solicitarían un préstamo.

Los préstamos para reformas pueden ir desde unos pequeños trabajos de pintura, climatización o albañilería a una reforma integral de la casa, en la que se acometan aspectos más estructurales. Una decisión a la que irá ligada el importe y las opciones de préstamos.

Ante esta situación, es muy importante tener en cuenta este tipo de aspectos antes de tomar una decisión acerca de la financiación de la reforma del hogar.

En este artículo vamos a ver algunos de los aspectos a tener en cuenta para escoger el préstamo de reforma que más se adapta a las necesidades de tu hogar.

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta para solicitar financiación?

Tipo de préstamo e importe

Los importes de los préstamos suelen oscilar entre los 500 y los 75.000 euros, para obras de mayor envergadura. Para reformas de cocina o baño por ejemplo, la financiación sería con las condiciones de un préstamo al consumo. En el caso de una rehabilitación general de una vivienda cumpliendo ciertas condiciones se puede solicitar un préstamo hipotecario, lo que puede resultar más rentable ya que las condiciones son más favorables para el cliente final y también puedes conseguir un mayor plazo para pagar y un importe más elevado concedido.

Intereses del préstamo

El tipo de interés indica qué porcentaje de ese dinero habría que pagar al prestamista, asegúrate de conocer la TAE de la operación. Los préstamos para reformar el hogar suelen tener un interés a tipo fijo, aunque depende del tipo de contrato. Ten en cuenta que un tipo de interés variable puede ofrecer mejores condiciones para el primer año pero un aumento de los tipos de referencia Euribor o similares pueden causar un aumento en el tipo de interés a medio y largo plazo. Con tipos de referencia bajos actualmente es posible conseguir un buen interés a tipo fijo. Si trabajas con varias entidades financieras pide precios en varias de ellas y compara. Actualmente los tipos para préstamos personales están en torno al 8,5 – 9%.

Plazo de amortización

Se trata del período establecido para la devolución total del préstamo. En la mayoría de casos de préstamos de reformas este plazo de amortización suele ser de 3 hasta 10 años. En el caso de préstamo hipotecario podemos conseguir plazos más largos. Hay préstamos que te permiten amortizar parcialmente para reducir plazo o reducir cuota.

Pago de la cuota

La cuota es la parte fija que se paga por este producto de financiación e incluye amortización e intereses. En la mayoría de los casos suele ser constante y la mayoría de los bancos son flexibles con el día del pago, que puede ser de libre elección.

¿Cuáles son las formas de financiar tu reforma?

Préstamos bancarios

La decisión de dónde contratar el préstamo debe ser estudiada para escoger la solución que mejor se adapte a nuestras necesidades. Por ejemplo, existe la opción de contratar un mini préstamo que puede llegar hasta los 1.000-1.500 euros y que se suele obtener de manera inmediata. Aunque es una buena solución para una obra urgente, como podría ser la sustitución de la caldera en invierno o el acondicionamiento de una habitación, hay que tener en cuenta que este tipo de soluciones suelen acarrear mayores intereses. Si el importe es superior entre 1.500 y 6.000 euros aproximadamente podemos solicitar un crédito rápido para plazos entre 3 y 24 meses.

Si se trata de una obra menos urgente y para la que se necesita un importe mayor, la contratación de un préstamo de reforma del hogar con una entidad bancaria puede ser una buena solución. Ten cuidado con otras condiciones de la póliza, como comisión de apertura, comisión de estudio, exigencia de vinculación con la entidad financiera, seguros asociados, comisiones de amortización parcial o cancelación, etc…

Ten en cuenta que si tienes domiciliada la nómina en la misma entidad que solicitas el préstamo vas a poder conseguir mejorar las condiciones así como otras ventajas como anticipos de nómina, etc…

Créditos al consumo

Otra posibilidad es solicitar una línea de crédito para el consumo. La ventaja es que solo pagarás intereses por la parte que hayas dispuesto cada mes o trimestre, aunque ten en cuenta que suele haber una comisión por el resto del saldo que no hayas dispuesto. Puede ser una buena solución cuando no tienes que afrontar un pago puntual sino que son pagos en diferentes fechas y además tienes previsión de tener ingresos y por tanto va a ver mucha variación en el saldo dispuesto a lo largo del año.

Otras soluciones de financiación

Actualmente hay muchas financieras en el mercado que ofrecen créditos al consumo, por ejemplo Cofidis, Banco Cetelem, Creditea, etc… Son empresas especializadas en créditos. Su ventaja principal es que al contratar con ellos no estás consumiendo riesgo con los bancos que trabajes habitualmente. Los tipos de interés suelen ser similares a los de un banco o en algunos casos algo más altos. Ten en cuenta que al no tener vinculación resulta siempre una operación de más riesgo para la financiera.

Además, para facilitar el proceso de búsqueda en Internet podrás encontrar multitud de herramientas que rastrean las ofertas que mejor se adaptan a las necesidades de la reforma. Para préstamos de pequeño importe hay webs donde puedes conseguirla online en pocos minutos u horas.

A veces la financiera aprovechará para conseguir más vinculación contigo a través de tarjetas de crédito u otros productos que pueden encarecer la operación.

Pide financiación a la empresa donde vas a contratar la reforma

Si piensas contratar la reforma en una empresa especializada, es posible que te ofrezcan también financiaciones propias a través de sus financieras. Si la financiación es a menos de 24 meses y un importe no superior a los 30.000 euros lo normal es que no tengas que acudir a un notario para la firma y sea la tienda o empresa que contrates la que se ocupe de todos los trámites y pedir la autorización. En Marvi Cocinas ofrecemos la posibilidad de financiar la reforma desde 3 hasta 36 meses sin intereses en unas excelentes condiciones y nos ocupamos de todas las gestiones y en muchos casos sin necesidad de aportar justificantes de ingresos. Si el cliente solicita un importe más elevado y unos plazos superiores podemos solicitar el estudio de la operación y en este caso sí que la operación puede llevar intereses. También podemos ofrecerte carencias para que no comiences a pagar hasta 1, 2 o 3 meses después de terminada la reforma. En otras ocasiones para operaciones de importe pequeño podemos darte unas facilidades de pago por ejemplo 3 mensualidades a pagar, que según el caso puede ser suficiente.

PETICIÓN DE CITA PREVIA

Start typing and press Enter to search